domingo, 27 de junio de 2010

2º ESO Unidad Didáctica nº 6: Romanticismo, siglo XIX


Apuntes del libro de texto de Lamberto del Álamo y Vicente Gil Arráez para Sm. Wikipedia para Clara Schumann.



El Romanticismo comprende prácticamente todo el siglo diecinueve y es la época más brillante de la historia de la música, entre otras cosas, por la cantidad de compositores de gran calidad que surgen. La música romántica es fruto de la nueva sociedad surgida de la Revolución Francesa, que exalta la libertad del hombre por encima de todas las cosas.

· Cambios.  
En la sociedad y en la música se producen dos grandes transformaciones que propiciarán una gran revolución estética:
1. El compositor deja poco a poco de trabajar para un señor, un mecenas, un obispo, para empezar a trabajar por sí mismo, convirtiéndose de un trabajador sin más en un “artista”. Esto supondrá que será admirado  y reconocido como “genio”, que venderá sus partituras y que dará conciertos a los que se accederá pagando una entrada o como ilustre invitado. En épocas anteriores a un compositor se le solían encargar las obras musicales (una misa, una sinfonía, danzas para bailar en la corte) ahora el músico compondrá según su propio criterio; el lema romántico será “el arte por el arte”, es decir, que la música no va a tener una función determinada de antemano.
2. Ello conlleva que la música se convierta en un arte con una gran libertad formal y que el músico se planteé utilizar la música como vehículo de expresión de sus sentimientos, de sus emociones, de un poema, de su mundo interior. Esta concepción de música como expresión hará que los teóricos hablen de la música como  lenguaje privilegiado (por poder expresar cosas que no se pueden expresar de otra manera) sobre el resto de las artes.

· La importancia del piano.
El piano será el instrumento de moda en el siglo XIX y estará presente siempre en los grandes auditorios de conciertos, en los salones y en todos los hogares de la burguesía acomodada.
            El piano es el instrumento preferido del romanticismo ya que, por sus características, permite la interpretación y la expresión individual del sentimiento.
            Además, en esta época, el piano llega  a su máxima perfección técnica gracias a los grandes fabricantes (Pleyel y Erard) que mejoraron el sistema de palancas para hacer el teclado más sensible al toque del intérprete y añadieron el pedal de resonancia que permite mantener el sonido.
            Los compositores románticos, aprovechando las capacidades expresivas del piano, crearán pequeñas “piezas de carácter” compuestas sobre estructuras simples o libres, en las que dan rienda suelta a la fantasía y a la expresión de emociones. Los títulos de estas composiciones son muy variados y reflejan sentimientos intimistas: nocturno, balada, preludio; reflejan imaginación: fantasía, impromtu (que son improvisaciones), rapsodia; o recurren a temas y danzas populares: vals, polonesa, mazurca
            Entre los compositores más destacados de música para piano figuran: Franz Schubert, Fréderic Chopin, Robert Schumann y Clara Schumann, y Franz Liszt.
            Chopin y Liszt son conocidos también por ser grandes intérpretes, es decir, tenían tanta habilidad y realizaban proezas tan difíciles que se dice que eran unos “virtuosos” del piano.



AUDICIÓN: Concierto para piano en la menor, opus 7. 2º movimiento: andante gracioso. De Clara Schumann-Wieck. (Pincha aquí)



Escenarios románticos: ¿dónde se hace la música del siglo XIX?
La vida musical europea vivió períodos de gran intensidad en torno a París, Viena, Londres y otras ciudades. Existía una producción musical muy variada que se representaba en distintos lugares:

Conciertos públicos: se celebraban en grandes salas propiedad del Estado o de asociaciones privadas, a las que se accedía pagando una entrada.
Salones privados: las casas de los aristócratas y de los ricos burgueses acogían conciertos privados. Su ambiente era privilegiado y restringido a los invitados.
Música en familia: en ocasiones los artistas se reunían con familiares o amigos para celebrar fiestas en las que la música era el ingrediente principal.

Schubert  y el Lied.
¿Qué es un Lied? Es una canción alemana breve, de gran intensidad expresiva, acompañada de piano.
            Schubert  (1797-1828)  ya había compuesto  unos 250 lieder a los 19 años. Franz Schubert era un joven tímido y bohemio (se dice que es bohemio aquel que se aparta de las normas  y convenciones sociales de una época), y casi no podía mantenerse con su música, pero la generosidad de sus amigos le ayudó a vivir; con ellos organizaba veladas en casas o cafés.






Robert Schumann.
R. Schumann (1810-1856) compuso sus primeras obras siendo muy joven, entusiasmado con el movimiento romántico y todo lo que representaba. Con apenas 20 años conoció a Clara Wieck (Clara Schumann más tarde), pianista prodigiosa, con quien se casó. Pero una enfermedad hereditaria perseguía al compositor, quien poco a poco fue perdiendo la razón. A pesar de los cuidados de Clara y de su amigo, el también compositor, Brahms, pidió ser internado en un manicomio, donde murió.

Liszt.
Franz Liszt (1811-1886) comenzó como pianista a los nueve años delante de Beethoven, en Viena. Según se cuenta, al terminar la actuación del pequeño Liszt, Beethoven se acercó y besando al niño en la frente dijo: “Se hablará mucho de él”.
Se dice de Liszt que ha sido el gran virtuoso del piano, es decir, el mejor intérprete de música para piano de toda la historia, el más hábil y el que mejor supo superar las dificultades técnicas de la ejecución pianística.
            Sus composiciones triunfaron en los escenarios europeos. Hasta los 75 años estuvo dando conciertos por toda Europa, en diligencia y ferrocarril.




Chopin.
Frédéric Chopin nació en Polonia (1771-1844), aunque pronto viajó y se instaló en París. Frecuentaba veladas musicales y  a menudo era el protagonista de las reuniones musicales en los salones de la aristocracia. Pero debido a su débil salud poco a poco se fue apartando de las noches musicales parisinas, y centrándose en sus composiciones para piano. Fue en esta época cuando se enamoró de la escritora George Sand (firmaba sus libros con nombre masculino para vencer los convencionalismos de su tiempo y poder vender sus obras literarias). Años después su salud se deteriora considerablemente y su humor se vuelve pesimista y vulnerable. Fallece con 39 años, y cumpliendo un deseo expreso del compositor, su corazón fue enviado tras su muerte a su Polonia natal.

  La ópera en el siglo diecinueve.

Mozart, en el siglo anterior, desarrolló un gran trabajo en ópera, con títulos como: Don Giovanni, Cossì fan tutte, y La flauta mágica; con estas obras dio un impulso decisivo al género operístico. Beethoven no se dedicó a este género, de hecho sólo compuso una ópera Fidelio. Es en el romanticismo, en el s. XIX, cuando se desarrolla la ópera en todo su esplendor, existiendo muchos compositores que se dedican a ella y muchos títulos importantes. Destacamos:

En Francia _ George Bizet Carmen
En Italia  _Rossini_ El Barbero de Sevilla
                _Bellini__  Norma
                _Verdi __ Nabucco, Aida, Rigoletto, y Otello.
En Alemania _ Wagner _ Lohengrin, Tännhauser, Los maestros cantores de Nuremberg y la tetralogía El anillo del nibelungo (El oro del Rin, la valkiria, Sigfrido, y El ocaso de los dioses).

¿Qué es el leitmotiv? Es un recurso compositivo que utiliza Wagner en sus óperas y que consiste en un tema musical que se asocia a un personaje, idea u objeto. Se le llama también “motivo conductor”.



La Zarzuela en el siglo diecinueve.
La zarzuela gozó de tal esplendor y popularidad (la gente tarareaba las letras por la calle) y se crearon cientos de obras.
            Los argumentos empiezan a tratar de asuntos cercanos al público, dejan de ser mitológicos, o referidos a clases altas, por ejemplo. Los libretistas (autores del texto) se ganaron así el favor de los aficionados. Los músicos utilizaron también motivos musicales populares. Esta combinación dio lugar a grandes éxitos de zarzuelas. Los libretistas y los compositores se convirtieron en personajes famosos. Entre los compositores destacan: Ruperto Chapí, Joaquín Gaztambide, Federico Chueca (autor de la famosa zarzuela Agua, azucarillos y aguardiente) y, sobre todo, Francisco Asenjo Barbieri. Barbieri compuso grandes éxitos entre los que destacamos El barberillo de Lavapiés y Pan y toros. No podemos olvidar a Tomás Bretón con su zarzuela La verbena de la paloma.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada