domingo, 1 de enero de 2012

Marcha Radetzsky, Johann Strauss (padre)

La Marcha Radetzsky (1848) es una obra para orquesta escrita por Johann Strauss en honor del Conde -y militar- Joseph Radetzsky. 
Cada uno de enero tiene lugar el "Concierto de Año Nuevo" en Viena (Austria), donde se interpretan valses, polcas, marchas... compuestos en su mayoría por la familia Strauss. Este concierto es retransmitido en directo todos los años por muchas televisiones del mundo incluída TVE. Para conseguir una entrada hay que inscribirse en la página web de la orquesta y probar suerte en el sorteo de localidades (antes creo que había listas de espera que duraban años). Bien, pues ese famoso concierto termina siempre con la interpretación de la Marcha Radetzsky y tiene lugar otra particularidad: el público acompaña el ritmo de la marcha con palmas y el director se vuelve para "dirigirlo", de espaldas a la orquesta. Seguro que has oído alguna vez esta marcha porque es muy popular y se ha utilizado también en publicidad. Aquí va como primera cita musical del año, ¡Feliz año nuevo!:


Más cosillas:
La Marcha es una forma musical definida por un marcado ritmo binario que le confiere cierta naturaleza marcial. De hecho la marcha militar se estructura con pasos. Los intrumentos con que se acompañaba solían ser el tambor, el pífano y la trompeta. Hoy en día suelen interpretar las marchas las Bandas de Música - de viento y percusión- Militares.

Este cuadro se titula "El Pífano" y es de E. Manet (1832-1883). Se encuentra en el Museo d'Orsay de París.
El pífano es un instrumento de viento madera, semejante a una pequeña flauta, que se toca en el ejército desde el siglo XVI aproximadamente, normalmente junto a la caja.

2 comentarios:

  1. "La marcha Radetzsky" (1932) es también el título de una novela de Joseph Roth, una de las obras cumbre de la literatura centroeuropea de entreguerras que describe el declive del Imperio Austrohúngaro - patria de origen del autor - a través de tres generaciones de varones de la familia Trotta. La novela dibuja una sociedad de formas vacías, de ropajes y oropeles que intentan disfrazar la descomposición que poco a poco la va carcomiendo.

    ResponderEliminar