martes, 6 de enero de 2015

De Lorenzo Silva

"Primero la trompeta dio cuatro notas, apenas audibles. Después sonaron otras cuatro, en un tono más alto. Y a continuación cuatro más. La secuencia de doce notas en tres partes se repitió, casi idéntica, hasta llegar a la última, que se prolongó y dio paso a la variación de donde ya arrancaba la sinfonía, mientras yo intentaba torpemente sacar mi teléfono móvil del bolsillo y apagarlo. Arturo Grau esperó hasta ese momento para demostrarme sus conocimientos musicales:
     - Primer movimiento de la Quinta de Mahler. He de reconocer que no es el tono que habría esperado del móvil de un guardia."

Los cuerpos extraños, Lorenzo Silva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada