domingo, 23 de diciembre de 2012

De Vladímir korolenko

     "La lejanía sonaba en sus oídos como una canción que se apaga. Y cuando por el cielo rodaba el estruendo de un trueno, llenando todo el espacio y perdiéndose con iracundo rugir detrás de las nubes, el niño ciego oía todo aquel fragor con asombro, su corazón se ensanchaba y en su cabeza surgía la admirable noción de los inmensos ámbitos celestiales.
     Por consiguiente, los sonidos constituían para él la expresión directa y principal del mundo externo. Las restantes impresiones no eran más que un complemento del oído, que era el molde de su conocimiento."

El músico ciego, de Vladímir Korolenko (1853-1921)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada