miércoles, 11 de enero de 2012

De Ken Follett

" Walter von Ulrich no sabía tocar ragtime.
Sabía tocar las melodías, que eran sencillas, y también los acordes más característicos, que solían emplear el intervalo de séptima disminuida. Y podía tocar las dos cosas a la vez....sólo que no sonaba a música de ragtime. No lograba reproducir el compás. Su versión recordaba más a la clase de música que se podía oír en los parques de Berlín, y para alguien capaz de tocar sonatas de Beethoven prácticamente sin esfuerzo, aquello resultaba frustrante.
          Ese sábado por la mañana en Ty Gwyn, Maud había intentado enseñarle, sentados frente al Bechstein vertical entre las palmeras de la pequeña sala de estar, mientras la luz del sol de verano se filtraba por los altos ventanales. Se habían sentado pegados el uno junto al otro en el taburete del piano, con los brazos entrelazados, y Maud se había reído de sus vanos intentos. Había sido un momento de dorada felicidad."

Capítulo 9, Finales de julio de 1914, de "La caída de los gigantes"

Peneapple Rag de Scott Joplin:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada