domingo, 4 de septiembre de 2011

Concierto para piano nº 21, en do mayor, "Elvira Madigan", Mozart.

Elvira Madigan y Sixten Sparre
El concierto para piano nº 21 _con tres movimientos_ fue compuesto por Mozart en 1785. Casi un siglo más tarde, Elvira Madigan (1867-1889), joven acróbata danesa, estando de gira en Suecia, conoce al conde Sixten Sparre, oficial de la armada sueca, y se enamoran. Es un amor complicado, imposible para la época, ella es una artista y él un oficial casado y con dos hijos. Tras tres años escondiendo su amor huyen a Dinamarca, pero sólo dos semanas después se quedan sin recursos y no ven otra salida que la muerte. Se les encontró muertos en el claro de un bosque; tras almorzar Sixten sacó su arma reglamentaria y mató a Elvira, luego se suicidó. 



En 1967 se rodó una película sobre esta historia:  Elvira Madigan,  y se utilizó
el segundo movimiento del concierto nº 21 de Mozart como banda sonora; desde entonces la melodía es  conocida con el nombre de Elvira Madigan.




5 comentarios:

  1. Cuando uno escucha con atención el Concierto Nr 21 de Mozart, especialx. el segundo movimiento, siento que no coincide "mucho" con la trágica historia de amor, porque hay momentos de un sutil humor, serenidad y, por supuesto, romanticismo, y en ninguna parte notas trágicas. Es según mi parecer.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo, me encanta esta obra pero no suelo asociarle ninguna historia. Gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  3. El genio nunca se enteró dl destino de su concierto. Nada tiene q ver una cosa c/la otra. Esta compuesta 100 años antes ocurriera la historia. No hay signos trágicos xq Mozart nunca tuvo delante ni un guión d ello siquiera. X otro lado ha existido una yuxtaposición de asociaciones. El director puso el Andante d backgrounds en el discurrir de ls escenas de amor de la pareja en medio del verano campestre danés de almanaque, y después el público recordó el filme como una trágica historia de amor tipo Camila. Lo + cómico, el concierto xa piano sigue lo + campante y al film se lo tragó la noche d ls tiempos.

    ResponderEliminar