miércoles, 15 de diciembre de 2010

De Francisco de Salinas (1513-1590)

"[...] Uno llega a hacerse en la vida según la música que acostumbra a oír. Por esta razón,en primer lugar, hay que enseñársela a los niños, para que desde su infancia se acostumbren a alegrarse con las cosas bellas y se aparten de los juegos deshonestos y vergonzosos. Pues el hombre normal debe exigir de la música que sea deleitable, pero también que sea útil. No es propio del hombre bien nacido que sólo se dedique a las cosas útiles. También debe tener deleites, aquellos de los que nunca arrepentirse y conmuevan el alma, como son los que produce la música. Y no creo, por otra parte, que pueda haber mayor utilidad que aquella que produce la música, puesto que por ella nos hacemos más humanos, más religiosos, más doctos..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada