martes, 20 de abril de 2010

Los Castrati.



La información procede de "Música. 3 secundaria", de Lamberto del Álamo y Vicente Gil Arráez.

(Castrar significa extirpar o inutilizar los órganos genitales) Durante varios siglos se recurrió a la castración masculina para que el cantante pudiera conservar una voz clara y aguda en su edad adulta. El siglo XVIII fue la era del cantante castrato. Esta práctica tuvo sus orígenes en la Edad Media, debido a que a las mujeres les estaba prohibido cantar en las iglesias. En el siglo XVI el papa Pablo IV prohibió las voces femeninas en San Pedro, y como las mujeres no podían cantar no se les ocurrió otra cosa que castrar a niños para que no mudaran la voz y al crecer mantuvieran la voz aguda. Como la caja torácica de un hombre adulto era una espléndida caja de resonancia, la voz aguda de los castrati era muy especial, y eran muy apreciados. Muchos ganaban sumas fabulosas de dinero, quizás lo que pretendían era conseguir la fama. El más famoso fue Farinelli. Una curiosidad es que pasó diez años contratado por el rey Felipe V: le cantaba por las noches, siempre las mismas cuatro canciones, para curarle su melancolía; hoy diríamos que ejerció de “musicoterapeuta”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada